Salud y Deporte
Navegacion  
  Home
  Max Size Up Power
  Foro
  Fisicoculturismo
  Nutrición
  Lesiones
  => Prevencion de lesiones
  => Calambres
  => Contracturas
  => Esguinces
  => Distension muscular
  Esteroides
  Biografias
  Respuestas
  Galeria
  Boletin
  Inicio de sesion
Todos los derechos de autor reservados.
Esguinces

LOS ESGUINCES

Una de las lesiones más frecuentes en los atletas de variadas disciplinas deportivas es el esguince.

Podríamos decir que se llama esguince al conjunto de alteraciones que ocurren en una articulación, originadas por un movimiento brusco que la hace sobrepasar forzadamente los límites normales de su movilidad, ocasionando en dicha articulación dolor, tumefacción, equimosis (morados) y derrames.

Los esguinces típicos son los de tobillo y rodilla, siendo el primero más frecuente, que ocurre cuando un atleta "ha pisado mal" en terreno desigual o ha metido el pie en un orificio, lo que provoca la distensión y a veces la ruptura de ligamentos del tobillo, en forma leve, moderada o severa. La importancia de no tratar este tipo de lesiones a tiempo y en forma adecuada, estriba en el hecho de que pueden quedar como secuelas dolor crónico de la articulación o inestabilidad articular, lo que da lugar a esguinces a repeticiones en la misma articulación.

Existen varias medidas de tratamiento para estas lesiones dependiendo de su gravedad. Para los casos leves o moderados, en los que no se espera gran inflamación, bastan las tobilleras elásticas, usadas por los deportistas. Estas no deben ser demasiado ajustadas pues producirían edema (aumento de volumen por cúmulo de líquido) del antepié y dolor. Es conveniente alternar con períodos de reposo, manteniendo el pie afectado en alto y con hielo local las primeras 24 horas posteriores a la lesión. Pasado el primer día, el complemento de 2 o 3 baños diarios con agua moderadamente caliente y sal, no más de 15 minutos, goza de aceptación general.

Otra alternativa de tratamiento en esguinces leves o moderados, es la venda elástica, que debe ser de buena calidad y debe colocarse en forma ascendente, dejando los dedos libres y a moderada tensión. Este vendaje no debe mantenerse por más de 4 horas pues es inevitable que comprima más en ciertos puntos, ocasionando pequeñas lesiones de la piel. Este vendaje debe removerse en la noche y la pierna debe permanecer en posición horizontal.

Los esguinces severos, con dolor intenso y equimosis (morados), previo estudio con rayos "X" deben tratarse con una bota de yeso que deberá colocar un médico ya que esta técnica abunda en pequeños detalles por lo que no se recomienda sea efectuada por alguien que no los conozca. En todo paciente que se coloca un yeso, deben vigilarse los siguientes aspectos: coloración de los dedos, pérdida de la sensibilidad (dedos anestesiados) y dolor persistente. Ante cualquier signo de alarma debe consultarse con urgencia al médico tratante.

Qué son

En la unión de todas las articulaciones del cuerpo existen los llamados ligamentos, una especie de cordones fibrosos que unen los huesos entre sí y dan estabilidad a las articulaciones. La lesión de estos ligamentos se denomina esguince. Un esguince se produce al estirar o forzar en exceso los ligamentos, lo cual puede ocurrir cuando la articulación sufre un golpe o una torsión forzada.

Las zonas más predispuestas a sufrir esguinces son los tobillos, rodillas y muñecas, además de las articulaciones de los pulgares de manos y pies. La causa específica puede ser muy variada, pero hay dos grupos: a consecuencia de golpes (pulgares de manos y pies, principalmente) y a consecuencia de torsiones (muñecas, rodillas y tobillos).

Síntomas

Dolor intenso en la articulación, que suele impedir casi por completo el movimiento de la misma. Inflamación de la zona afectada. Se distingue fácilmente de una luxación o fractura (que se pueden producir por las mismas causas) ya que no aparece deformidad en la articulación: aparte de la hinchazón el aspecto sigue siendo normal. Puede aparecer un hematoma si se ha roto algún vaso sanguíneo, pero es menos frecuente.

Qué los causa

La causa es siempre estirar el ligamento más allá de su límite de elasticidad. Si se fuerza la articulación a un movimiento que va más allá de su límite normal, lo primero que se resiente son los ligamentos. De todas las causas que se listan a continuación, el que se produzca un esguince, una luxación, o una fractura, es simplemente cuestión de intensidad.

Qué se debe hacer cuando ocurre

No es muy complicado: aplicar frío (si se dispone de hielo, mejor). A continuación poner un vendaje compresivo (con una venda elástica) en la articulación afectada. Inmovilizar lo mejor posible, e ir al médico para que haga un diagnóstico exacto del alcance de la lesión.

Es importante actuar rápido e ir al médico, aunque no duela demasiado y la articulación se pueda mover ligeramente. Un esguince mal tratado puede hacer perder movilidad en la articulación. Además, los ligamentos quedan debilitados y se aumenta el riesgo de repetir la lesión pasado un tiempo.

En el caso de las rodillas, la situación es especialmente grave, ya que es una articulación muy compleja: uno de los músculos del muslo que llegan a la rodilla (llamado vastus medialis) se deteriora rápidamente a partir de las 6 horas posteriores a la lesión; el resto de los músculos del muslo empiezan a estropearse a partir de 24 o 36 horas. Por supuesto, un pequeño esguince no causa estos problemas de deterioro muscular, pero es el médico quien ha de decidirlo.

Un aspecto curioso de los esguinces es que se suelen producir a pares, con algunos días de diferencia. Es decir, si nos esguinzamos el tobillo derecho, hay muchas posibilidades de que algunos días después ocurra lo mismo con el izquierdo. El motivo es sencillo, y solo les ocurre a los impacientes: cuando alguien vuelve a entrenar sin estar bien curado, para evitar dolores en el miembro lesionado, tenderá a hacer trabajar más al opuesto. Esto solo lo evita el sentido común y el esperar a curarse bien de las lesiones, antes de volver a entrenar.

Como prevención que nos ocurra una lesión

La gran mayoría de las lesiones se pueden evitar calentando bien y ejecutando las técnicas correctamente.

  • Calentamiento: Es lamentable, pero en la mayoría de los gimnasios no se hace un calentamiento suficiente de las áreas mas susceptibles de sufrir esguinces. Practicar un calentamiento completo podría ocupar entre 20 y 25 minutos. Por ello se tiende a "abreviar", limitándose a girar un poco muñecas, rodillas y tobillos, antes de pasar a otra cosa.
Si los alumnos tienen menos de 18 o 20 años, eso suele ser suficiente, ya que a esa edad el cuerpo tiene, en general, una buena elasticidad en las articulaciones. La responsabilidad es de los profesores, que en función de la gente que tiene en sus clases, y de las características del estilo de lucha practicado, han de decidir si es conveniente hacer un calentamiento más completo en esas zonas, y decidir los ejercicios a realizar.

Un último consejo: para aquellos que ya han sufrido un esguince, al volver al entrenamiento y durante una temporada, es muy recomendable usar un vendaje compresivo durante las clases, o muñequeras, rodilleras o tobilleras. El vendaje preventivo es la mejor manera de que no se vuelva a reproducir la lesión.


 
 
Nombre de usuario:
Contraseña:
 
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=